¿Qué es el insomnio, cómo aparece y cuál es el tratamiento?

El insomnio es hoy, con certeza, uno de los mayores problemas observados en nuestra sociedad. Entonces, si estás leyendo este texto para tratar de identificar si sufres de este problema o cómo tratarlo, no te preocupes, no estás solo.

En realidad, datos alarmantes informan que del 30% al 50% de los latinoamericanos sufren de este disturbio.

Muchos de estos casos pueden ser fácilmente diagnosticados, incluso por el propio paciente, ya que una noche mal dormida no pasa de forma inadvertida, y sus efectos pueden ser bastante sentidos. En la mayoría de estos casos, el problema tiene relación con la atribulada vida de las personas, y los efectos que esto causa en sus mentes.

Si quieres conocer nuestro programa para que tengas “El sueño de tus sueños” haz clic aquí.

Se hace importante resaltar, sin embargo, que todo esto puede ser resuelto con ayuda de diversos tratamientos, que pasan desde los más tradicionales -con ayuda de médicos y medicinas- hasta algunos más alternativos -pero eficaces-, como meditación, reiki e incluso simples cambios en la alimentación y el estilo de vida.

Si en algún momento de este texto pensas algo como “Esto es exactamente lo que estoy sintiendo”, sigue leyendo para tener más información sobre este problema y cómo superarlo.

¿Qué es el insomnio?

Una cosa que mucha gente no sabe es que hay diversos tipos de insomnio, así que se puede manifestar de manera diferente en cada persona. En algunos casos, puede ser verificado al momento de dormir, cuando el individuo presenta extrema dificultad en dormirse, demorando, en algunos casos, horas para finalmente dormir.

Este, sin embargo, no es el único caso. La enfermedad también puede ser percibida durante el período de sueño, generalmente por medio de irritabilidad o mucho movimiento – lo que empobrece la calidad del descanso- o inclusive, despertando durante la noche, lo que interrumpe de forma abrupta la relajación.

Por último, existen también personas que consiguen dormir con cierta facilidad, y no despiertan casi nada durante el sueño, pero, aún así, no logran pasar más de cuatro o cinco horas en la cama. El hecho de despertarse muy temprano, o simplemente no completar el tiempo sugerido de descanso de una noche, también puede ser considerado insomnio.

Además de todo esto, en algunos casos, el paciente puede presentar trastornos crónicos de insomnio, lo que significa que el problema puede aparecer en cualquier momento y sin un motivo claro. Esta situación, no depende del estrés, la ansiedad, o cualquier otro factor externo para que la noche de sueño de la persona sea comprometida.

Causas del insomnio

Como se mencionó anteriormente , varios son los factores que pueden causar el insomnio, ya que tanto problemas físicos como psicológicos pueden afectar directamente al sueño, así como la rutina y la alimentación. De cualquier forma, a continuación listamos algunas de las causas más comunes.

Ansiedad

Una de las causas más comunes para el insomnio es la ansiedad, un problema psicológico muy común en los días de hoy y que afecta a varias personas. Esto ocurre debido a que la cabeza del individuo está muy activa, incluso a la hora de dormir, generalmente pensando en cómo va a ser el día siguiente, cómo se realizará una determinada tarea, o cualquier otra situación que esté tratando. Con esto, surge la dificultad de calmar la mente para llegar a la relajación necesaria para dormir.

Estrés

El estrés es otra causa bastante común para este tipo de problema, y ​​su concepto es básicamente similar al de la ansiedad. A causa de un problema específico -ya sea del trabajo, personal, o cualquier otra cosa-, la mente de la persona se pone pesada y llena de pensamientos negativos, que acaban por comprometer su noche de sueño.

Rutina

Un cambio en la rutina en que la persona está inmersa también puede causar insomnio, ya que el cuerpo acaba acostumbrándose a ciertos horarios, tanto para dormir como para levantarse y, cuando se cambia de forma rápida esa rutina, lleva un tiempo para que el cuerpo se adapte. Es bastante común verificar estos casos cuando las personas salen de vacaciones y no tienen que seguir los horarios normales de sus trabajos  y en viajes a otros países o regiones, el famoso “jetlag”, en el que la zona horaria desajusta su rutina de sueño .

Comida

Parece que no, pero la alimentación que seguimos influye directamente en nuestro sueño y, a veces, solo alterando eso podemos quedarnos mucho más relajados. Las bebidas que contengan cafeína – como refrescos, algunos tés y el café en sí- no deben ser consumidos en el período de la noche, justamente por dejarnos más alertas. De la misma forma, no es indicado comer en horarios próximos a la hora de dormir, por causa de poder causar ardor o reflujo, que también entorpecen el descanso.

Edad

Desafortunadamente, la edad llega y nuestro cuerpo pasa a irrespetar algunos acuerdos que hacemos con él a lo largo de nuestras vidas. Es extremadamente común que las personas de más edad tengan noches de sueño más cortas, y esto puede ser independiente de cualquiera de los temas enumerados anteriormente. Despertar a las 11 de la mañana los sábados y domingos pasa a ser casi un desafío, así como quedarse despierto hasta las 2 de la madrugada. No te preocupes, es natural y sucede con todos.

Cómo tratar al insomnio

El tratamiento para este problema depende mucho de la causa, entonces lo más indicado es buscar acompañamiento médico para determinar el motivo de tu falta de sueño. De nuevo, hay varias maneras de amenizar los síntomas del insomnio y mejorar considerablemente tu calidad de vida.

Si quieres conocer nuestro programa para que tengas “El sueño de tus sueños” haz clic aquí.

Para las personas con ansiedad, depresión o estrés, existen calmantes y ansiolíticos que pueden les ayudar bastante, haciendo que el cuerpo y la mente se relajen cuando sea necesario y así puedan permitirse el descanso de la noche. Ya en los casos de rutina, aunque se pueda optar por los medicamentos, lo ideal es esperar hasta que te acostumbres a esta nueva realidad.

Si tu caso es el de la alimentación, es más simple, ya que todo lo que necesitas hacer es controlar tus horarios, haciendo posible que tu cuerpo esté listo para dormir en el horario determinado. En algunos casos especiales, como eventos u ocasiones en que se tengan que romper las reglas, se pueden usar calmantes – incluso los naturales, como tés.

Si tu problema es la edad, es necesario verificar si esto realmente es un problema, ya que varios estudios sugieren que las personas mayores no tienen la misma necesidad de descanso que los más jóvenes. Siendo así, la “solución” para tus problemas puede ser simplemente aprovechar esas horas más que tendrás durante el día.

Además de todos estos, existen diversos tratamientos alternativos que pueden auxiliar bastante en tu lucha contra el insomnio. La meditación es una gran forma de relajar tu mente antes de dormir, así como también sesiones de reiki y acupuntura tienen un gran poder para ayudar a descansar el cuerpo.

Busca y revisa cuál es el mejor tratamiento para ti, cuál tiene el mejor resultado y te hace sentir más dispuesto durante el día.

Para más información sobre este y otros temas, continúe leyendo los artículos de este blog.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.